jueves, 19 de noviembre de 2009

Cómo hacer un podcast

Varias personas me habéis contactado para saber cómo se hace un podcast, así que he decidido (y anunciado aquí hace un par de meses) que postearía algo para explicarlo.

Bien, por fin lo podéis ver.

·Idea original:

Parece una tontería, pero no lo es. Una cosa es decir ¡Ey, hagamos un podcast sobre rol!, pero otra muy distinta es que el programa ofrezca algo que llame a la gente. Supongo que lo haréis de gratis y sin medios, así que el único impulso que tendréis son las GANAS de hacerlo. Esto es no sólo importante, sino vital.

Buscad una buena idea y llevadla a cabo. Hoy por hoy hay pocos podcasts, podéis escucharlos y ser críticos. Busca a gente con la que puedas contar para hacer una cosa más o menos periódica y crea una fórmula que te guste. Es tan sencillo como decir Me encanta tal programa, pero para mi gusto le sobra esto o le falta lo otro. Bien, ya tienes tu idea, empieza por ahí.

Ahora sé autocrítico ¿Vas a tener suficientes contenidos para rellenar una, dos o las temporadas que se tercien? Si la respuesta a todo es sí ¡Enhorabuena! Ahora sólo necesitas un nombre pegadizo como "Rol-o ante el peligro", "Rol-Ocop", "Roleo y Julieta", "Lo que el rol se llevó", "Cómo Conocí a Vuestro Dungeon Master" o cualquier otro nombre horrible como esos.

Ante la ingente cantidad de preguntas que me van a llegar, contesto desde ya: Sí, podéis usar esos nombres, me sentiré honrado.


·Medios técnicos:

Hay muchas emisoras de radio que se prostituyen por alguien que les rellene contenidos. Seguro que hay una cerca de tu casa. Búscala y mira qué ofrece. Posiblemente tenga mejores medios de los que puedas conseguir por tu cuenta ysólo tiene que prometerles rellenar una franja horaria.

Nosotros no lo hacemos así. Nosotros tenemos una grabadora cutre que graba en un formato extraño (ZVR) y nos apiñamos sobre ella y, de normal, ni siquiera apagamos los móviles. Solemos usar una de nuestras casas, aunque tenemos sitios más apetecibles que otros (poco tráfico, mejor insonorización, etc). Luego montamos (bueno... Monto) el audio y lo ponemos a vuestra disposición mediante servers gratuitos que permitan un poco de control a bajo nivel.

Son dos formas totalmente diferentes de actuar y debes pensar en cuál preferís. La calidad técnica es mucho mayor con una radio, pero estarás en directo y sin posibilidad de editar o parar a mear si lo necesitas. Yo, personalmente, no lo recomiendo para personas no profesionales. Con el audio en la mano puedes editar, hacer virguerías, quitar trozos, añadir música y moverte todo lo que quieras. Luego hablaré de eso en profundidad.

Además de lo dicho, podéis buscar ayuda por vuestra cuenta, ya que hay mucha gente que quiere ayudar en estas cosas. En nuestro caso, Fundación Kaufman se ha portado como un señor, ofreciéndonos todo tipo de ayudas. Lo cierto es que nosotros los hemos tratado como una prostituta sadomasoquista, apagando nuestros cigarrillos en sus pezones cansados, pero Alex Werden (que se ha ganado el cielo) sigue ayudándonos. Es un trozo de pan. Quizás se deje abusar por vosotros también. Intentadlo.


·Preparación del podcast:

Ahora viene lo importante ¿Quién lleva cada sección? ¿Qué control se ejerce sobre estas? ¿Qué temas se tratan? ¿Quién los decide? Y sobre todo ¿Quién lleva el control durante la grabación?

Es muy fácil que la conversación divague, se distorsione o se quede en círculos, sin llegar a nada importante. Es por eso que la figura del coordinador es tan importante. Cread un sistema para que el coordinador pueda redirigir la conversación más fácilmente y sin quedar forzado. En el caso de poder editar el audio después, esto es mucho más sencillo, porque el coordinador puede simplemente parar, explicar la situación, y continuar desde otro ángulo. Luego, esa parte se borra.

En nuestro caso, solemos ser Néstor y yo quien elegimos los temas y luego los proponemos en la gües (aunque hay excepciones, como por ejemplo Hablando en Serie, que lo decidimos Humberto y yo, pasando un kilo de Néstor :-P ). De todas formas, la forma de encarar el debate los comenta por encima Néstor justo antes de la grabación, para ver si estamos todos de acuerdo, para que pensemos un poco las respuestas, etc... Para las secciones, un poco de lo mismo: No hagáis secciones inútiles o con contenidos poco claros.

Luego está el tema de la documentación. Si vas a hacer alguna referencia, compruébala antes de salir en antena y si quieres apoyar mejor un argumento, busca referencias en internet que te puedan ayudar. El grado de preparación depende de cada uno. Néstor suele ser el que más se lo prepara, desglosa el tema en punto interesantes y comenta en momentos puntuales para redirigir la conversación hacia el siguiente tema y así evita (en la teoría) que desvariemos mucho. Por mi parte, yo utilizo los trayectos en guagua (autobús) para pensar qué decir, cómo decirlo y prever las reacciones del resto, así la conversación va un poquito más a tiro hecho.


·Postproducción:

Necesitáis saber algo de edición de audio para este apartado, pero realmente es fácil si le pones ganas y sabes buscar por internet. Lo primero que necesitas es una página web para darte a conocer. Un blog es la solución más fácil, más rápida y más cercana a las personas interesadas. Hay decenas (por no decir cientos) de servicios de gestión de blogs gratuitos. Los más famosos son Blogger y Wordpress, pero hay para parar un tren. Todos son muy intuitivos y suelen tener muchas herramientas para el programador amateur. Cotillead y probad cosas. Es divertido.

El siguiente paso es el servidor web. Nosotros usamos archive.org. No es la mejor opción y muchas veces me hace perrerías y me entran ganas de ejecutar a las familias de los webmasters del sitio, pero es gratis, no tiene alojamiento máximo y da muchas facilidades para integrarlo en vuestra web. Pero hay multitud de opciones. Una vez más, cotillead y probad.

Ahora llega el momento de volcar el audio en el ordenador y trastear con él. Sea cuál sea el software de edición que vayáis a utilizar, probablemente tengáis problemas con el formato. SIEMPRE hay problemas con el formato. Por eso os recomiendo el mejor programa conversor de la historia de la humanidad. El SUPER. En serio, es la hoxtia y, encima, gratuito. A veces me da ganas de ir a casa de los programadores de esa joyita y darles placer oral. Gratis.

Una vez tienes el audio en el formato que necesites, lo metes en tu programa de edición favorito (yo soy tan cutre que uso el Premiere, que es para edición de vídeo) y ahí a cortar, pegar, editar, añadir, etc... Esto es todo un mundo, así que no me meteré en esos berenjenales: Cotillead y probad. Pero a la hora de añadir elementos con copyright, debéis pensar en los mafiosos de la SGAE, que os pueden meter de palos.

Existe música libre que se puede utilizar sin problemas. Para la sintonía de nuestro programa contactamos con Carlos Saura, autor que conocí gracias a la web Jamendo. Realmente, la música libre la puedes utilizar sin ningún tipo de autorización, pero yo soy de la opinión de que el autor debería tener la última palabra sobre quién utiliza su música (por mucho que sea libre, no me gustaría que utilizaran una canción mía para decorar un desfile en honor del Tercer Reich), así que preferí contactar con él, que se mostró agradable y cooperativo para que usaramos su música. Los efectos sonoros los sacamos de librerías gratuitas o los bajamos con todo el morro del eMule.


Promoción:

Una vez más, hay un montón de personas que te van a dar promoción gratuita. Sobre todo si tenéis un producto de calidad. Por lo demás, conseguir publicidad gratis se reduce a ser creativo. Una forma sencilla y simple es el uso de las redes sociales. Otra forma es contactar con webmasters de páginas sobre rol e intentar que te den apoyo (que te lo van a dar) y, sobre todo, dar facilidades a los seguidores. Esto último es muy importante, ya que estos productos no están continuamente bombardeando al espectador. Da pereza volver a buscar el sitio, descargar el programa... Buff. Busca la manera de llevar tu programa a los demás y tendrás la mitad hecha.

Un buen método es el iTunes. MUCHA gente usa el iTunes y esto es una buena baza para promocionarte. Publicar en iTunes es gratis y sencillo si sabes cómo. No hay que subir el programa a un servidor distinto ni nada por el estilo, sino crear una fuente RSS en XML siguiendo las pautas que da el propio Apple para ello. Está explicado en detalle en gran cantidad de sitios, como por ejemplo aquí. Además, si queréis guiaros con algún ejemplo, podéis descargar nuestra Fuente RSS desde aquí (Botón derecho, Guardar como...).

Ahora que deberíais tener preparada la Fuente, necesitáis un servidor para subirlo. Además, un servidor que te mantenga el nombre y no te lo cambie. En nuestro caso, tenemos una cuenta en el sitio este que vuelve a ser gratuito, pero tiene espacio limitado, aunque te permite un control más completo (incluso por FTP) a tu cuenta en el servidor. Luego es cuestión de hacerte una cuenta en iTunes y subir tu programa.



Creo que eso es todo. Espero que os hayáis animado a hacer un podcast porque lamento informar que... el siguiente programa es el último. Nos despediremos de todos vosotros y dejamos la puerta abierta para volver, pero no esperamos hacerlo a corto ni medio plazo.

Ha sido un placer contar con vosotros y ha sido una experiencia gratificante e instructiva. El programa lo grabaremos en breve y espero que esté disponible en dos o tres semanas. No creo dejarme nada atrás así que, sin más, me despido.

¡Suerte!

3 comentarios :

Padre Esperanza dijo...

Me ha encantado la entrada Alvaro.

Néstor Bolaños

Werden dijo...

Con permiso amplio el apartado de las emisoras:

Las emisoras son un buen recurso y especialmente las locales, las de colegios, ayuntamientos y distritos, suelen mantener humildes plataformas (humildes pero mejor que la casa de uno) y realmente se encuentran encantados. Que no os de miedo de presentar nada, lo más que pueden hacer es deciros que no. Sencillamente enseñarles un planning por unos cuantos programas, el guión de uno de ellos, una especie de proyecto (en definitiva, no vale con ''quiero hacer un programa'') y entonces puede incluso que emitan contenidos en diferido por sistema y te libres del miedo escénico del directo.

La emisora de radio tampoco es óbice a que puedas tener un archivo descargable. Muchas no salen de la redifusión local, por lo que se hará necesario para que te escuchen a nivel nacional o internacional hispanohablante.

Entonces, ¿recurrimos a la radio por equipo? No, eso sería como decir que se tiene novia por el sexo y por no ser menos que los demás. Yo he trabajado durante varios años en una emisora local en un programa de nuestros gustos, y curte. Curte y te forma el directo, el trabajo serio que te impone, la constancia... realmente era una radioescuela.

Otra ventaja es que muchas de estas radios son conscientes como tú en que mola más oírse a nivel nacional. Entonces, la misma emisora tiene su página web y su hosting para sus emisones, ¿ahorra trabajo? No tiene por qué, puedes hacer tu propia plataforma y es necesario que hagas tu propia publicidad viral, pero no arrancas desde 0.

Hay otra cosa importante. Es posible que la emisora no quiera dedicar un espacio completo a tus fines, o bien que ya tengan un espacio parecido. Entonces, piensa lo mismo que debería tener la gente en cuenta con los fanzines y las jornadas: si ya hay una iniciativa de estas en tu entorno, no montes otra desde 0, únete y haced más fácilmente entre todos algo más grande y mejor.

No se nace sabiendo, y trabajar con gente ya veterana es una forma estupenda de acelerar el proceso.

Yo comencé como ''colaborador puntual de bulto-relleno'' en un programa sobre cómics. Tenía 15 años, pero por perseverante (no falté un día) y trabajándolo dos años después heredé el programa. Junto a la ''sangre nueva''.

Ahí aprendí mucho (especialmente, la pereza para vocalizar cuando no soy grabado) aunque poco conduje el programa. Humillé a una concejala, el Ayuntamiento retiró fondos del proyecto, (querían desalojar el edificio, no fue culpa mía) y es una larga historia... pero lo importante es que hagas caso a este post y que te atrevas TÚ a iniciar tu propia historia como comunicador.

Anónimo dijo...

Dile a Werden que hubiera hecho el artículo él, que se ve que tiene tela pa rato... ;)